Connect with us




Nacionales

‘Le debo todo a la universidad pública’

Publicada

el

'Le debo todo a la universidad pública'
Para Mara Eugenia el neoliberalismo apunta al individuo sin contexto y soy muy consciente de que las condiciones materiales te condicionan arrancs desde otro lugar Foto Diego Izquierdo
Para María Eugenia, «el neoliberalismo apunta al individuo sin contexto y soy muy consciente de que las condiciones materiales te condicionan, arrancás desde otro lugar» / Foto: Diego Izquierdo.

Primera egresada universitaria de una familia rural del centro de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Erreguerena cuenta los desafíos que enfrentó en su camino de escolarización en un escenario marcado por la pobreza y el devenir del mundo chacarero, destaca su deseo de progreso y remarca que le debe “todo a la universidad pública”.

«Recuerdo una escolarización atravesada por la pobreza continua, durante la década de 1990 no había una política pública que te acompañara como estudiante. El neoliberalismo apunta al individuo sin contexto y soy muy consciente de que las condiciones materiales te condicionan, arrancás desde otro lugar», afirma María Eugenia, hija de trabajadores rurales y oriunda de Balcarce, quien se graduó como Licenciada en Historia en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen), en Tandil.

«¡Qué dolorosa es la ruptura del diálogo intergeneracional!», afirma esta mujer de 37 años que da clases en escuelas rurales y urbanas a estudiantes de entre 12 y 20 años y se pregunta «¿Cómo puede ser que la gente no se acuerde lo que fue la década del ’90? ¿o que las nuevas generaciones no sepan de qué son hijos, de qué son nietos?»

«Es importante que haya un Estado que tenga como política pública la obligatoriedad de la educación, que significa que la escuela está obligada a generar las condiciones para que los alumnos estén y tienen que estar todos. Si todos no tienen las mismas condiciones, el Estado de alguna forma las tiene que acompañar»María Eugenia Erreguerena

En diálogo con Télam, María Eugenia remarca que empezó «a ver los avances de las políticas públicas estudiando en la universidad» y recuerda que llegó a Tandil para estudiar en 2005, a sus 20 años, viajando «a dedo» y «sin un mango».

Como tuvo «buenas notas toda la vida», cuando llegó al nivel superior golpeó puertas para continuar estudiando y así fue como la Secretaría de Bienestar le informó que podía acceder a un programa nacional de becas.

«No había trayectorias universitarias en mi familia», aclara y rememora que para acceder a la beca, le pidieron un promedio mínimo y pudo mantener sus estudios gracias a que una pensión municipal de Balcarce en Tandil le garantizó la vivienda.

«Iba y venía ‘a dedo’ porque no me quedaba otra y, en los caminos, entre muchos de esos viajes, conseguí un trabajo en una multinacional que me permitió tener también un postítulo de Dirección y Gestión en Agronegocios», añade.

Si todos no tienen las mismas condiciones el Estado de alguna forma las tiene que acompaar sortiene Erreguerena Foto Diego Izquierdo
«Si todos no tienen las mismas condiciones, el Estado de alguna forma las tiene que acompañar», sortiene Erreguerena / Foto: Diego Izquierdo.

Una familia, cinco décadas

María Eugenia nació en 1985 y su núcleo familiar estuvo compuesto por personas de cinco décadas distintas: su padre nació en 1931, su madre en 1941, y sus hermanos en 1959, 1960 y 1973.

«Tengo una diferencia generacional grande con mis papás», señala.

Su madre, Amparo de los Ángeles Ruiz, y su padre, David Erreguerena, eran vecinos en la Colonia Balcarce Cinco Cerros -ubicada a casi 100 km de la ciudad balnearia de Mar del Plata-, donde en el contexto de la reforma agraria peronista se hizo un fraccionamiento de campos, y «se casaron muy jóvenes».

Como hijo del medio entre 12 hermanos, su padre llevó una vida rural de trabajo desde pequeño en la zona, donde no había escuela.

«¿Cómo puede ser que la gente no se acuerde lo que fue la década del ’90? ¿o que las nuevas generaciones no sepan de qué son hijos, de qué son nietos?»María Eugenia Erreguerena

«La escolarización en las décadas del ’20, ’30 y ’40 no era un valor. El valor era aprender una cultura de trabajo que permitía tener una vida productiva. La escuela era para quien tenía el privilegio de estar en la zona urbana. Además, para que funcione una escuela rural tenía que haber buenos caminos y transporte«, explica la historiadora.

A su padre le enseñó a leer su hermana Elsa a quien «se la llevaron a vivir a Balcarce para que cuidara a los hijos de los patrones y la mandaron a la escuela donde hizo primero y segundo grado».

Y aunque no pudo ir a la escuela, ayudó a construir una en la colonia donde vivían y siguió cultivando su gusto por la lectura con revistas, historietas y diarios, cuenta María Eugenia.

Su madre, hija de inmigrantes españoles que tuvo seis hermanos, atravesó su infancia en un contexto de «reparto de tierras que conformó la colonia en 1947, cuando el campo se dividió y pensó en crear una escuela por las familias de los colonos que eran ‘insumos’ de trabajo: la producción era familiar».

La escuela N°27 donde asistió su madre hasta cuarto grado se inauguró en 1949, pero «ni ella ni sus hermanos pudieron ir a la escuela hasta 1951, porque no tenían cómo ir», recuerda la profesora.

Es importante que haya un Estado que tenga como poltica pblica la obligatoriedad de la educacin asegur Erreguerena a Tlam Foto Diego Izquierdo
«Es importante que haya un Estado que tenga como política pública la obligatoriedad de la educación», aseguró Erreguerena a Télam / Foto: Diego Izquierdo.

El hogar familiar

El hogar familiar era una casilla con piso de tierra en el campo, sin ningún servicio, y los hermanos mayores de María Eugenia fueron a la escuela a partir de los 6 años porque no había jardín de infantes en la zona.

Para su madre y padre, esa etapa «fue como una forma de escolarización paralela», porque al ayudarlos en los deberes «ellos aprendían también», destaca María Eugenia.

«Dentro de su casilla construyeron un mundo del que salimos nosotros. Trabajaban en la zona de papa, con ‘changos’ de Santiago del Estero y Córdoba, colaborando con la construcción de la escuela, el club, formando parte de cooperadoras y de la creación de un mundo chacarero, que se construyó en la Argentina entre 1940 y 1960″, explica.

«Cuando nací ya se había desvanecido el mundo chacarero. Fueron años dramáticos sin ningún acompañamiento del Estado sumado a que crecí durante el menemismo, por lo que el empleo rural era pobreza. Recuerdo a mi papá, que ya era un señor mayor, trabajaba desde 1935 y ya estábamos en 1990 y me dan ganas de llorar»María Eugenia Erreguerena

Pero el «punto crítico» llegó cuando sus hermanos entraron en la edad de ir a la escuela secundaria que coincidió con «el inicio del desvanecimiento del mundo chacarero», por lo que en 1970 «por una cuestión de educación de los hijos las familias no pudieron continuar viviendo en los campos, ya que la secundaria empieza a ser un valor o un requerimiento», remarca la hoy docente.

Siguiendo con el repaso histórico, recuerda que la década del ’80 fue «muy dura para el agro argentino, empiezan las sucesiones que dispersan la propiedad rural» y cuenta que sus padres tuvieron que mudarse a la ciudad de Balcarce.

«Cuando nací ya se había desvanecido el mundo chacarero. Fueron años dramáticos sin ningún acompañamiento del Estado sumado a que crecí durante el menemismo, por lo que el empleo rural era pobreza. Recuerdo a mi papá, que ya era un señor mayor, trabajaba desde 1935 y ya estábamos en 1990 y me dan ganas de llorar«, afirma María Eugenia.

Cuando su padre murió, meses antes de la crisis del 2001, María Eugenia tenía 14. No pudo jubilarse y su madre -hoy de 82 años- vio imposibilitado su acceso a una pensión por el régimen privado de AFJP, como también a una jubilación propia luego de haber trabajado toda su vida sin estar registrada.

Por su historia familiar, hoy esta egresada de la Licenciatura en Historia de la Unicen dice: «Le debo todo a la universidad pública».

«Es importante que haya un Estado que tenga como política pública la obligatoriedad de la educación, que significa que la escuela está obligada a generar las condiciones para que los alumnos estén y tienen que estar todos. Si todos no tienen las mismas condiciones, el Estado de alguna forma las tiene que acompañar», subraya.

Además de mostrar con orgullo su título universitario, María Eugenia integra la comunidad del proyecto feminista «Mujeres que no fueron tapa», es delegada de la Unión de Docentes Bonaerenses, activista por la diversidad corporal y construye su casa como beneficiaria del Programa Procrear.

Comparte en las redes
Continue Reading
haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacionales

‘La voluntad de diálogo es bienvenida siempre que se construya un acuerdo razonable’

Publicada

el

por

Milei 'lleva a la Argentina a los extremos', aseguró el vicegobernador de Río Negro
El vicegobernador de Ro Negro Pesatti advirti que el llamado al dilogo de Milei con los gobernadores no debe tener imposiciones Foto Marcelo Ochoa
El vicegobernador de Río Negro, … Pesatti, advirtió que el llamado al diálogo de Milei con los gobernadores «no debe tener imposiciones» / Foto: Marcelo Ochoa.

El vicegobernador de la provincia de Río Negro, Pedro Pesatti, celebró este domingo la «voluntad de diálogo» del Pacto de Mayo que el presidente Javier Milei propuso a los gobernadores, pero pidió que «se construya un acuerdo razonable para las partes» y no haya «imposiciones».

«La voluntad de diálogo es bienvenida siempre que se construya un acuerdo razonable para las partes y no partiendo de imposiciones», aseguró Pesatti en diálogo con Radio 10 respecto de la convocatoria que hizo el presidente Milei a los gobernadores para firmar el próximo 25 de mayo en Córdoba un acuerdo que contempla 10 políticas de Estado.

Pesatti indicó que “la Patagonia necesita tener un diálogo con la Nación” y, aunque aun no habló con el gobernador Alberto Weretilneck sobre si asistirá al encuentro en Córdoba, opinó que si la invitación del Presidente “es para dialogar, si podría asistir pero para recibir una imposición, seguramente no».

El vicegobernador agregó que, de acuerdo a como lo planteó el presidente Milei en el discurso que pronunció el viernes ante la Asamblea Legislativa, «no pareciera ser una propuesta para dialogar, sino una propuesta a decir que sí a lo que se propone de antemano».

«Así planteada no es una propuesta de diálogo, sino un llamado a ‘vení fírmame esto’ y listo», enfatizó.

Señaló también que desde el Gobierno nacional “se quiere construir una idea de que las provincias son gastadoras seriales que no tienen ningún tipo de razonabilidad en los gastos” y advirtió que «cuando dicen que les sacan guita a las provincias, se la están sacando a la gente”.

“Nuestra región se tiene que mantener unida, es lo que nos va a permitir construir fortalezas entre nosotros”, aseguró el vicegobernador respecto a la reunión de gobernadores patagónicos que se realizará el próximo jueves y extendió la invitación al Presidente porque «sería muy bueno que Milei venga a la Patagonia» pero destacó que aún nadie del poder Ejecutivo respondió a la invitación.

En tanto, recordó que en reiterados discursos el presidente Milei «logró dividir al país con el concepto de la casta” cuando él mismo «en su equipo tiene varios que son claros exponentes de la casta” y, en ese sentido, auguró que «en algún momento la gente va a ver que es una gran falacia esto de ‘los argentinos de bien».

Comparte en las redes
Continue Reading

Nacionales

La obra del argentino que exhibe en la principal feria de Medio Oriente

Publicada

el

por

La obra del argentino que exhibe en la principal feria de Medio Oriente
Nicols Janowski
Nicolás Janowski

Una serie de obras producidas en Tierra del Fuego, en la frontera más austral del continente, en el último límite geográfico antes de la Antártida, que se interrogan por la idea de «fin del mundo», concebidas por el artista, antropólogo y fotógrafo argentino Nicolás Janowski, se exhibe en el marco de la feria de arte contemporáneo Art Dubai, la más importante de Medio Oriente, que se celebra desde hoy y hasta el próximo domingo en ese emirato árabe.

La obra de Janowski titulada «Adrift in Blue» (A la deriva melancólica), un proyecto transmedial que incluye una plataforma web, piezas sonoras, videos, investigación e intervención sobre archivos históricos y sobre bitácoras de viaje de los primeros exploradores, se exhibe en la sección de la feria bautizada «Bawwaba» -que significa puerta en árabe- y que reúne doce presentaciones individuales de creadores provenientes del Sur Global.

De la mano de la galería uruguaya Invernizzi Art Lab, de Montevideo, el artista argentino participa de esta sección curada por Emiliano Valdés, conservador jefe del Museo de Arte Moderno (MAMM) de Medellín, que lleva por título «Healing» y se centra en una serie de prácticas artísticas que exploran la ‘sanación’ en un plano personal y espiritual, pero también social, histórico y cultural.

La feria de arte contemporneo Art Dubai que present la muestra
La feria de arte contemporáneo Art Dubai que presentó la muestra,


El proyecto que el argentino está presentando en la feria Art Dubai fue desarrollado en la isla de Tierra del Fuego, tanto en Argentina como en Chile, e incluye imágenes fotográficas producidas en la isla a lo largo de tres años, pero también intervenciones realizadas sobre imágenes históricas de los pueblos Selk’nam y Yámanas.

«Estamos presentando un conjunto de  siete obras, tres de ellas inéditas, producidas en la frontera más austral del continente americano, el Cabo de Hornos, que es el último límite geográfico antes de llegar al continente blanco, la Antártida», contó Janowski (Buenos Aires, 1980) en diálogo con Télam.

Se trata de un proyecto de largo aliento, histórico y poético, que propone a través de diferentes soportes artísticos bucear en el imaginario de lo que representa el fin del mundo y que «entrecruza nociones de territorialidad, justicia social, soberanía alimentaria y cambio climático», describió el autor.

El mundo segn Janowski
El mundo según Janowski.


«Mis  proyectos suelen partir de las mismas temáticas e intereses: la construcción de la idea misma de territorialidad y las construcciones históricas asociadas a un territorio específico. ¿Cómo se constituye y recrea un territorio? ¿De qué modo se narró históricamente este territorio? Si la historia la escriben los que ganan ¿Qué pasa con la historia de los perdedores, de los que no tienen voz? En este proyecto en particular me interesaba repensar la idea misma del fin del mundo, o más bien, el inicio del mundo, en términos geográficos», reflexionó el artista y antropólogo.

La investigación, que apunta a dar preponderancia a las cosmovisiones indígenas de la isla (los pueblos Selk´nam y Yamanas), se detiene también en «el papel histórico de la iglesia y su modelo evangelizador y colonizador».

«Muchas de las obras que componen este proyecto hablan precisamente de esta necesidad de recuperar ciertos saberes ancestrales, pero no desde una óptica ‘new age’ sino desde la vinculación con el territorio en términos prácticos, y el modo en que los pueblos indígenas históricamente se adaptaron al territorio del cual forman parte una manera mucho menos intrusiva que la que tenemos desde nuestras vinculación occidental», opinó Janowski.

La obra de Janowski en Dubai
La obra de Janowski en Dubai.


El proyecto sobre Tierra del Fuego, que se extiende sobre diversos soportes artísticos -incluido un libro- y se ha presentado en numerosos países del mundo, despierta el imaginario artístico de Janowski sin dejar su lado su formación como antropólogo, carrera de la que se recibió en la universidad: «Me considero un artista visual con base fotográfica, es decir que utilizo mi cámara con el fin de narrar una historia. Y por mi formación previa utilizo ciertas técnicas de investigación y reportería, asociadas con la etnografía y las ciencias sociales. En función de estas metodologías, puedo llevar a cabo una investigación o traducirla en objetos, o piezas visuales, indistintamente», señaló.

La obra de Janowski se exhibe en la 17 edición de Art Dubai, la feria de arte contemporáneo más importante de Medio Oriente, que se realiza del 1 al 3 de marzo en el esplendoroso complejo Madinat Jumeirah, con la participación de 120 galerías provenientes de 60 ciudades del mundo, como Mumbai, Beirut, Marruecos, Bogotá, Casablanca o Estambul.

Comparte en las redes
Continue Reading

Nacionales

Se reanudaron en Egipto las negociaciones para un alto el fuego entre Israel y Hamas

Publicada

el

por

Desde el 7 de octubre murieron 103 periodistas en Gaza
Foto archivo AFP
Foto: archivo AFP

Las negociaciones en Egipto para lograr una tregua entre Israel y Hamas se reanudaron este domingo, mientras en los territorios palestinos de la Franja de Gaza persistían los bombardeos israelíes y la población civil estaba al borde de la hambruna.

Delegaciones del movimiento islamista palestino Hamas, de Qatar y Estados Unidos estaban en El Cairo para iniciar «una nueva ronda de negociaciones», informó la agencia de noticias AFP.

Los enviados de Hamas tienen que pronunciarse sobre una propuesta de tregua esbozada en París a fines de enero, indicó una fuente cercana al grupo palestino.

Esta propuesta de los países mediadores -Qatar, Estados Unidos y Egipto- consiste en una pausa de seis semanas en los combates y la liberación de 42 rehenes a cambio de la excarcelación de palestinos presos en Israel.

A principios de la semana pasada, una fuente próxima a Hamas detalló que la propuesta consistía en liberar, cada día, a un rehén a cambio de diez prisioneros palestinos. Esto se haría durante 42 días, y estaría completado en seis semanas.

El movimiento palestino también exige la retirada de las tropas israelíes de la Franja de Gaza, que los gazatíes puedan regresar al norte del enclave, del que muchos huyeron a causa de los combates, y el ingreso de más ayuda humanitaria para la población, en riesgo de hambruna.

El objetivo es alcanzar una tregua antes del inicio de Ramadán, el mes de ayuno musulmán, que empieza el 10 o el 11 de marzo.

«Los israelíes aceptaron en principio los elementos del acuerdo», aseguró el sábado un alto funcionario estadounidense, aunque no fue confirmado por Israel.

Hamas dijo este domingo que podría firmarse un acuerdo «en 24 o 48 horas» si Israel «acepta las demandas», informó la agencia de noticias AFP, que citó a un dirigente del movimiento islamista que habló bajo condición de anonimato.

En tanto, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo que «debe haber un alto el fuego inmediato durante al menos seis semanas, que es el acuerdo que está sobre la mesa» y además pidió reunir «a los rehenes con sus familias» y proporcionar «ayuda inmediata al pueblo de Gaza».

Foto archivo AFP
Foto: archivo AFP


«Han muerto demasiados palestinos inocentes. Hace tan sólo unos días, vimos a personas hambrientas y desesperadas acercarse a los camiones de ayuda, simplemente intentando conseguir alimentos para sus familias tras semanas en las que casi no llegaba ayuda al norte de Gaza. Fueron recibidos con disparos y caos», declaró.

«La gente en Gaza se muere de hambre. Las condiciones son inhumanas», afirmó.

«El gobierno israelí debe hacer más para aumentar significativamente el flujo de ayuda. Sin excusas», afirmó, desde la ciudad de Selma, en el estado de Alabama.

Harris pronunció así la condena más explícita de un alto cargo estadounidense desde el inicio de la guerra en Gaza y se produce un día antes de que se reúna con el miembro del gabinete de guerra de Israel Benny Gantz.

En el terreno, varios bombardeos nocturnos azotaron las ciudades de Khan Yunis y Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.

Hamas, que gobierna en Gaza desde 2007, indicó que también hubo disparos de artillería en Jabaliya, Beit Hanun, en el barrio de Zeitun de Ciudad de Gaza y en Tal Al Hawa, en el norte.

En casi cinco meses de guerra, las operaciones militares israelíes en represalia al ataque sin precedentes de Hamas en Israel el 7 de octubre dejaron 30.410 muertos en la Franja, en su mayoría civiles, según el último balance del Ministerio de Salud controlado por Hamas.

En el ataque del movimiento palestino en Israel murieron cerca de 1.200 personas y unas 240 fueron secuestradas, entre ellas una veintena de argentinos.

Una tregua de una semana en noviembre permitió canjear a un centenar de rehenes por 240 presos palestinos e Israel estima que unas 130 personas permanecen cautivas, 30 de las cuales habrían muerto desde entonces.

En respuesta, Israel lanzó una operación aérea y terrestre para «aniquilar» a Hamas.

El Gobierno de Hamas indicó este domingo que en las últimas 24 horas 90 personas murieron en Gaza.

Foto archivo AFP
Foto: archivo AFP


Catorce de los muertos eran miembros de una misma familia fallecidos en un bombardeo que destruyó su casa en Rafah, en la frontera con Egipto, donde unos 1.4 millones de palestinos se desplazaron en busca de refugio.

Entre los fallecidos hay dos bebés gemelos, Naim y Wisam, de apenas unos meses.

Shehda Abu Anza, un sobrino de la familia, relató a AFP que solo había civiles en la casa.

«Había quizás más de 15 niños en la casa» de cuatro pisos, que quedó totalmente destruida, señaló.

El conflicto ha provocado una catástrofe humanitaria y la hambruna es «casi inevitable» para 2,2 millones de palestinos de Gaza, la inmensa mayoría de la población gazatí, según Jens Laerke, vocera de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Al menos 16 niños murieron por «desnutrición y deshidratación» en estos últimos días, según el Ministerio de Salud de Hamas.

El papa Francisco urgió este domingo garantizar un «acceso seguro» a la ayuda humanitaria para la población en Gaza, y el Consejo de Seguridad de la ONU pidió que se permita su entrega «gran escala», sin obstáculos.

El suministro de ayuda por vía terrestre, que depende de la autorización de Israel, entra con cuentagotas a Gaza, principalmente por Rafah, desde Egipto.

Foto archivo AFP
Foto: archivo AFP


Un reparto de comida en la Ciudad de Gaza terminó el jueves en tragedia después de que soldados israelíes abrieran fuego contra una muchedumbre que se abalanzó contra los camiones.

Según Hamas, 118 personas murieron y 760 resultaron heridas.

La investigación preliminar «indicó que tras los disparos de advertencia para dispersar la estampida […] varios saqueadores se acercaron a las fuerzas y generaron una amenaza inmediata» para los soldados, afirmó este domingo el portavoz del ejército israelí, Daniel Hagari.

Las tropas dispararon «hacia varios individuos», agregó, insistiendo en que un organismo «independiente» del ejército llevará a cabo una investigación.

Un equipo de la ONU dijo que constató un «gran número» de heridos por bala en un hospital de la ciudad donde fueron ingresadas muchas de las víctimas.

Testigos indicaron a la agencia de noticias AFP que un ataque israelí impactó un camión humanitario en Deir el-Balah (centro), pero el ejército israelí dijo a la misma agencia, que «no era un camión humanitario el impactado».

La Media luna roja palestina indicó en X (ex Twitter) que «transportó cinco muertos y cuatro heridos tras un ataque a un camión con dron israelí (…) en Deir el-Balah».

Frente a las dificultades para hacer llegar la ayuda por ruta, Estados Unidos lanzó el sábado desde el aire un primer envío de alimentos, en total 66 «paquetes» que contenían 38.000 raciones de comida, en colaboración con Jordania, según un alto mando militar estadounidense.

Comparte en las redes
Continue Reading
Advertisement


salud